Aceite de rosa mosqueta, la semilla de la eterna juventud.

Aceite de rosa mosqueta, la semilla de la eterna juventud.

El aceite de rosa mosqueta regenera e hidrata la piel y elimina cicatrices.

El aceite de rosa mosqueta fortalece el sistema inmunológico y mejora la circulación sanguínea.

El aceite de rosa mosqueta es uno de los regeneradores más potentes de la piel. Elimina cicatrices y las manchas, previene las arrugas y rejuvenece, protege de las radiaciones solares… el aceite de rosa mosqueta ofrece un sinfín de beneficios que vale la pena explorar.

Unos beneficios que ya se conocían desde la antigüedad. La rosa mosqueta es una planta que ya se cultivaba en el antiguo Egipcio y no sería de extrañar que sus hombres y mujeres, a los que tanto les gustaba embadurnar sus cuerpos con aceites esenciales, la utilizaran en su día a día.

Por un lado, el aceite de rosa mosqueta contiene altos niveles de ácidos grasos esenciales (omega 6, omega 3, pálmico, esteárico, oleico, linolénico y linoleico). Esto le confiere un gran poder como regenerador de los tejidos de la piel y el crecimiento celular. A ello se unen las vitaminas (A, C y E), antioxidantes y otros nutrientes (carotinoides, flavonoides, pectinas, riboflavina, retinol) que ayudan al rejuvenecimiento de la piel, suavizándola y tonificándola. También proporciona una acción antiarrugas, antibolsas y antiojeras.

A la vez también puede usarse en el resto del cuerpo, como hidratante. Además, el aceite de rosa mosqueta es muy ligero y se absorbe rápidamente. O para tratar ciertos problemas como son las estrías (es muy común recomendarlo para embarazadas) y cicatrices. Gracias a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y cicatrizantes y a su capacidad regeneradora es un producto muy recomendable para tratar quemaduras, suturas o en post operatorios.

aceite de rosa mosquetaY ahora que llega el verano, el aceite de rosa mosqueta puede ser un aliado perfecto. Protege la piel de la radiación solar, ya que actúa como barrera protectora evitando que los rayos del sol penetren hasta las capas más profundas de la piel. Además, podremos lucir unos pies bonitos. Al aplicarlo en los talones evita la tendencia natural a la sequedad de esta zona del cuerpo.

Pero no solo nuestra piel se puede beneficiar de las propiedades del aceite de rosa mosqueta. Si se aplica al cabello actúa como reparador. Es un producto con muchos beneficios para cabellos secos o quemados, que requieren un plus de hidratación y nutrición.

Y también nuestro organismo puede aprovecharlas, ya que fortalece el sistema inmunológico y mejora la circulación sanguínea. Además de productos como cremas, aceites hidratantes o geles cicatrizantes, que van dirigidos a su aplicación cutánea, existen en el mercado cápsulas de aceite de rosa mosqueta, que ayudan a combatir diferentes dolencias desde el interior.

Por ejemplo, podemos combatir el colesterol y los triglicéridos. Y también previene las molestias causadas por la mala circulación, como las varices o piernas cansadas. Así ayudamos a mantener una buena salud cardiovascular.

También hay estudios que señalan que aumenta las defensas, ayudando al sistema inmunológico, ayuda a prevenir la diabetes, mejora los síntomas de la artritis y es diurético. A ello se suma que es un reconstituyente general. Combate la debilidad, el cansancio y la fatiga, sobre todo si se toma en forma de infusión.

Con todos estos beneficios y propiedades se entiende porque la rosa mosqueta está considerada como la semilla de la eterna juventud. Además, al ser un producto natural está libre de sustancias químicas. Acércate a Farmacia María Meliá y pregunta por el aceite de rosa mosqueta. Y empieza a estimular tus defensas de manera natural y sin complicaciones.

Entrada anterior
Colonia de bebé, consejos para elegir bien.
Entrada siguiente
Consejos para recuperarte bien de un esguince de tobillo

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú