Consejos para recuperarte bien de un esguince de tobillo

Consejos para recuperarte bien de un esguince de tobillo

El esguince de tobillo representa el 38% de las lesiones del aparato locomotor. La mejor manera de tratar un esguince de tobillo es hielo, compresión, protección y reposo.

Un esguince de tobillo es una de las lesiones más frecuentes que pueden ocurrir. Representa el 38% de las lesiones del aparato locomotor y se estima que cada día se produce uno por cada 10.000 habitantes. Aparece cuando hay un sobre-estiramiento de los ligamentos de esa zona. Y no solo ocurre practicando deporte, sino también puede surgir paseando por la calle o en casa, solo por el hecho de pisar mal. Por eso es importante saber cómo actuar para que la rehabilitación sea adecuada y evitar problemas mayores.

Además, un esguince de tobillo es una lesión muy dolorosa y causa una importante hinchazón que impide el movimiento del pie. Y al ser una de las lesiones más frecuentes existen muchos mitos sobre como tratarla: mover el pie, pisar fuerte, aplicar calor… No hagas caso de las leyendas. Lo que de verdad funciona es aplicar hielo, proteger y comprimir la zona y el reposo.

Es fundamental reducir la inflamación y reducir el dolor y para ello hay que aplicar hielo. También ayuda comprimir la zona afectada con un vendaje funcional, que a la vez protege, mantener la pierna en alto y reposo. Y, por supuesto, hay que acudir al médico para descartar que exista algún tipo de lesión ósea y conocer el grado del esguince de tobillo:

  • Grado 1. Donde se producen microrroturas de los ligamentos.
  • Grado 2. Hay rotura parcial del ligamento
  • Grado 3. Hay rotura total del ligamento.

Dependiendo del tipo de esguince de tobillo se debe actuar de una manera u otra para una correcta rehabilitación. Por ejemplo, si es de grado 1 ó 2, es prioritario mantener la movilidad del tobillo. En el caso de un esguince de tobillo de grado 3, la inmovilización será total, para prevenir daños mayores y acelerar la cicatrización del ligamento.

Tobillera Orliman SportPara esguinces de grado 1 ó 2 es conveniente utilizar vendajes funcionales que estabilicen el tobillo y limiten los movimientos que más duelen, pero que a la vez te permita andar con seguridad. Estos vendajes funcionales además reducen las posibilidades de recaída. Primero porque ayudan a que la cicatriz que se forma en el ligamento sea más resistente y elástica. Y segundo porque evitan que se pierda fuerza muscular y equilibrio en el tobillo. Al permitir el movimiento (excepto el que mas duele, que es el que afecta al ligamento lesionado) el tobillo se sigue ejercitando y por tanto la pérdida de fuerza es menor. Esto ayuda a que la rehabilitación sea más rápida.

En Farmacia María Meliá podemos explicarte cómo poner el vendaje funcional y ayudarte con los ejercicios de rehabilitación, para que el tobillo pierda la menos fuerza posible. Para ello contamos con un servicio de ortopedia que puede asesorarte de cómo actuar frente a un esguince de tobillo.

Seguir los pasos que marque el médico y estos consejos ayudarán a una correcta curación del esguince de tobillo. Y evitarás recaídas. El riesgo de sufrir un esguince de nuevo es muy elevado durante el año siguiente a haber sufrido uno. Por eso es importante que vayas con cuidado, uses un calzado adecuado y bien ajustado para estabilizar el pie. Para evitar una recaída, también puede ser conveniente realizar algún programa de ejercicios. Así fortalecerás los músculos de la zona y así proteger los ligamentos. Y si practicas algún ejercicio acuérdate de calentar y estirar bien los músculos antes y después de la práctica deportiva.

Entrada anterior
Aceite de rosa mosqueta, la semilla de la eterna juventud.
Entrada siguiente
Blanqueador dental, cómo utilizarlo bien

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú