Pies bonitos, ¿cómo tenerlos?

Pies bonitos, ¿cómo tenerlos?

La hidratación es fundamental para tener unos pies bonitos.

Los pies es la parte del cuerpo que más olvidada tenemos. Solo nos acordamos de ellos cuando duelen o en verano. Es entonces cuando vemos las grietas en los talones o las durezas. Sin embargo, es importante cuidarlos, ya no solo para tener unos pies bonitos sino también por salud e higiene. Y hay que hacerlo todo el año.

Tener unos pies bonitos es fácil. Solo hay que dedicarles un poco de tiempo todos los días. Por ejemplo, incluyéndolos en tu ritual de hidratación. No solo porque el aspecto mejora, sino porque así previenes durezas y callos. Para ello, utiliza una crema hidratante específica para pies, que son más untuosas que las hidratantes para el cuerpo y contienen activos para que la piel se regenere más rápidamente.

Además, una vez a la semana utiliza una crema exfoliante para pies. Con ella eliminarás la piel muerta y las impurezas. Hay que aplicarla con un suave masaje e insistir en zonas donde se acumula más piel muerta como los talones.

Usar un calzado adecuado ayuda a tener los pies bonitos.

La hidratación es fundamental, pero también hay que seguir unos pocos consejos para lucir unos pies bonitos todo el año:

  • Higiene. Es mejor que utilices un jabón neutro para lavarlos y hay que secar bien entre los dedos para evitar la proliferación de hongos. Si tienes durezas, pasa la piedra pómez para eliminarlas. Y para los callos, existen apósitos o cremas callicidas que pueden ayudarte a quitarlos.
  • Calzado. El calzado puede ser a la vez el gran enemigo de los pies y su mejor amigo. Es el culpable de rozaduras, durezas o callos. También de dolores y de algunas lesiones. Tiene que ser amplio y cómodo, con un poco de tacón (5 cm para mujeres, 4 cm para hombres y 1,30 para niños) y que sea ancho. Y tiene que ser el adecuado para cada actividad.
  • Las uñas. Para tener unos pies bonitos las uñas juegan un papel muy importante. Córtalas en forma recta. No hay que cortarlas en exceso ni dejarlas crecer demasiado. Y vigílalas para evitar tonos blanquecinos, opacidad o un aspecto más grueso. Eso significa que tienen hongos en las uñas.
  • Protección. Para evitar daños en los talones o la transpiración del calzado utiliza siempre que puedas medias o calcetines, que sean de algodón. Así proteges tus pies. Además en piscinas o vestuarios no andes descalzo. Tampoco por casa. Podrías coger verrugas, hongos y podrías dañar los talones.
  • Hay una serie de ejercicios que nos ayudarán a conseguir unos pies bonitos. Por ejemplo, caminar descalzos por la playa para tonificar los músculos y mejorar la circulación. También se puede caminar sobre los talones, recoger canicas con los dedos de los pies o realizar giros con los tobillos. Así también ayudas a reforzar los músculos de la zona y evitas lesiones.
  • Evita el sobrepeso. Los pies soportan el peso de todo el cuerpo. Es fundamental que ese peso esté equilibrado para no dañarlos. Además si cuidas la alimentación también aportarás salud a tus pies. Por ejemplo ácidos grasos (a través del aceite de oliva virgen extra, frutos secos, pescados…) para la elasticidad de la piel; vitaminas y minerales a través de las frutas y verduras y sobre todo mucho agua.
  • Visita al podólogo. Al menos dos veces al año para que revise tus pies y así prevenir y tratar cualquier problema como juanetes, durezas o callos.

Y sobre todo, para tener unos pies bonitos utiliza productos específicos para ellos. Consulta con en tu farmacia de confianza que soluciones podológicas hay para aliviar dolores y mejorar la saludhidratación y aspecto de los pies.

Entrada anterior
Botiquín casero, ¿cómo lo hago?
Entrada siguiente
Dietas para adelgazar, claves para su efectividad.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú