Consejos para mejorar los síntomas del pie cavo

Consejos para mejorar los síntomas del pie cavo

El pie cavo se caracteriza por su inestabilidad y por las tensiones en el pie

Los zapatos anchos y cómodos, las plantillas y el ejercicio son la mejor opción para aliviar los síntomas del pie cavo

Tener el pie cavo significa que tienes una deformidad en la estructura del pie caracterizada por un aumento exagerado de la bóveda plantar. A ello lo acompaña una desviación en el talón y los dedos en forma de garra. Es un problema que puede aparecer por diversas causas. Puede venir provocado por un desequilibrio muscular, por practicar algunos deportes como el fútbol o por hacer ballet, o por alteraciones osteoarticulares.

Al tener el pie cavo la superficie de apoyo disminuye. Comprobar el tipo de pie que tenemos es muy fácil. Solo necesitas una hoja de papel y una cubeta con agua. Mete ambos pies en la cubeta y con los pies bien mojados pisa la hoja de papel para dejar una huella de tu pisada. Si es una huella ligera, donde se observa poco apoyo tienes el pie cavo.

Esa falta de apoyo hace que sean muy frecuentes las callosidades y el dolor en la zona de detrás de los dedos (metatarsalgias) debido a la presión a la que se ve sometida esa zona del pie. Además de la inestabilidad por la falta de apoyos, que puede desembocar en lesiones como fascitis plantar, esguinces o tendinitis.

Los síntomas más habituales de esta dolencia es el dolor en la zona del arco del pie, el talón y en la parte inferior de los dedos. Ese dolor se hace más intenso al caminar o al pasar mucho tiempo de pie. Además tendrás dificultades para usar algunos zapatos y puedes notar inestabilidad en rodilla, cadera o tobillo. Para minimizar los problemas, lo mejor es utilizar unas plantillas personalizadas que ayuden a repatir las cargas de forma homogénea, usar unos zapatos para pies cavos y hacer ejercicios para pie cavo.

¿Cómo elegir los mejores zapatos para pies cavos? Lo primero que tienes que tener hacer es despedirte de los tacones. Los pies cavos necesitan estabilidad para caminar. Y los tacones no brindan mucha seguridad. Además deben ser cómodos y anchos, para poder incorporar plantillas ortopédicas. Al combinar unos zapatos para pies cavos con las plantillas conseguirás la estabilidad que le falta a tus pies. Y podrás andar y realizar tus actividades diarias sin sentir incomodidad ni dolor.

En el caso de que sea un niño con pies cavos, lo mejor es utilizar plantillas con zapatos ortopédicos. Estos zapatos para pies cavos de niño son más anchos y profundos, lo que permite el uso de plantillas y no tienen forma en la planta del zapato. Además tienen la horma recta, sin apenas forma de un pie ni del otro y están más armados, con lo cual se gana en comodidad y seguridad. A ello se unen que deben ser cómodos, flexibles y blandos.

También es conveniente hacer agunos ejercicicios para pie cavo. Así se consigue relajar los pies, reducir tensiones y flexibilizar las articulaciones.

  • Estiramientos de la cadena muscular posterior. La tensión llega a los gemelos, isquiotibiales y musculatura lumbar, por eso es importante hacer estiramientos.
  • Movilizar el pie. Así contrarrestamos la rigidez que suele presentar el pie cavo. Ejercicios para el pie cavo con una pelota pequeña, movimientos circulares y de torsión son algunos ejemplos de cómo movilizar el pie.
  • Masajes y automasajes. La tensión que acumula la zona hace que los tejidos se pongan más rígidos. Por ello los masajes ayudan a relajarlos.
  • Caminar descalzo por la arena o el césped o la moqueta de casa ayuda a aliviar las molestias.

Si tienes alguna duda ven a Farmacia María Meliá. Contamos con un servicio de ortopedia que te ayudará a solucionar tus problemas.

Entrada anterior
Cómo cuidar el tracto digestivo
Entrada siguiente
Alimentos fáciles de digerir, ¿cuáles son los mejores?

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú