¿Cómo lavar los dientes del bebé?

Para lavar los dientes del bebé basta con una gasa empapada en agua.

La higiene bucal debe empezar en edades tempranas para que los niños adquieran pronto el hábito de limpiarse los dientes. Pero cuando estos no han salido o empiezan a aparecer, ¿debo lavar los dientes del bebé? La respuesta es un sí, porque tan importante como la higiene diaria es la higiene de la boca del bebé.

Por supuesto, el método para lavar los dientes del bebé no es el mismo que cuando ya tienen cuatro o cinco años. Al principio, desde su nacimiento hasta la aparición de los primeros dientes utilizaremos una gasa empapada en agua. Así se eliminan las bacterias que pueden anidar en las encías. La gasa hay que pasarla a lo largo de la línea por la que deben salir los dientes. Y hay que hacerlo un par de veces al día.

Cuando empiecen a aparecer los dientes (a partir de los seis meses) se puede seguir limpiando con un trapo húmedo, después de cada comida. Aunque lo más conveniente es empezar a introducir los cepillos de dientes infantiles para lavar los dientes del bebé. Este cepillo tiene que ser suave e indicado para bebés. Los padres lo pasarán suavemente por la dentadura y la limpiaran solo con agua, para neutralizar las bacterias.

Lavar los dientes del bebé es fundamental para mantener una buena higiene bucal.

Cuando el bebé tenga un año, se puede empezar con el uso de dentífricos, aunque es más recomendable esperar a los tres años. Si se utiliza dentífrico que sea una pasta de dientes para niños y debe aplicarse una capa muy fina en el cepillo para lavar los dientes del bebé. Y este debe saber escupir para evitar que se la trague. Con el paso de los años se va aumentando la cantidad de dentífrico y es a partir de los siete años cuando ya pueden utilizar la misma cantidad que los adultos.

Pero una buena higiene bucal no solo consiste en lavar los dientes del bebé. También hay que seguir algunas pautas para evitar problemas y enfermedades relacionadas con la boca y los dientes:

  • Disminuir el azúcar en los dientes. Muchas veces se tiene la costumbre de mojar el chupete en azúcar, en miel o en líquidos azucarados. O se deja dormir al niño con un biberón con leche azucarada. Esto puede provocar caries en edades muy tempranas.
  • Cuidado con el flúor. Usar mucha pasta de dientes o muy fuerte puede causar fluorosis dental, que es un tipo de decoloración en los dientes. Además un exceso de flúor puede hacer los dientes más frágiles. Por eso es importante elegir una pasta de dientes para niños.
  • Utiliza un cepillo de dientes adecuado a la edad. En la actualidad existen cepillos de dientes infantiles. Para lavar los dientes del bebé el cepillo será pequeño y con las cerdas lo más blandas posibles. Así evitamos rayar y desgastar el esmalte.
  • Déjales jugar. A los bebes y a los niños les gusta imitarnos. Por eso cuando te vayas a lavar los dientes deja que te acompañen y te vean. Y dales un cepillo de dientes para ellos. Así, mientras juegan con él aprenderán a limpiar sus dientes.

Y sobre todo, hay que empezar pronto a crearles la rutina. Así cuando tengan la edad de limpiarse por si solos los dientes, ya sabrán que tienen que hacer y no discutirán. Y si ves algún problema en sus dientes, acude a tu odontólogo o al pediatra, para que te indiquen que has de hacer para mantener su boca sana.

Entrada anterior
¿Tengo gripe o solo estoy constipado?
Entrada siguiente
Niveles de glucosa en sangre, ¿cuándo debo ir al médico?

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú