Encías inflamadas, ¿qué puedo hacer?

Encías inflamadas, ¿qué puedo hacer?

Una buena higiene bucodental es clave para prevenir las encías inflamadas

Hay diversas causas de las encías inflamadas

Las encías inflamadas o inflamación gengival es una dolencia muy común en la población. Según la Sociedad Española de Peridoncia y Osteointegración menos del 15% de los adultos entre 35 y 44 años tiene las encías sanas, una cifra que baja al 10% en las personas mayores de 65 años. Conocer las causas y tratarlas a tiempo es fundamental para evitar problemas mayores.

Unas encías inflamadas pueden provocar sangrado, dolor de encías y de dientes, principalmente porque se ha producido una infección de encías. El origen hay que buscarlo en diversos factores. Desde una irritación temporal causada por un alimento o un producto (algunos enjuagues bucales o pastas dentales pueden provocar irritación) a una grave enfermedad periodontal. En este caso hay que prestarle especial atención ya que la infección de encías por las bacterias puede destruir huesos, encías y tejidos de los dientes y estos acabarán cayendo. También pueden aparecer por una gingivitis, debido a una acumulación de sarro. Hay que acudir al dentista para hacerse una limpieza y seguir las pautas de higiene que le dará.

Otra de las causas de las encías inflamadas es un déficit nutricional, sobre todo de vitamina C y hierro. Esto se puede solucionar apostando por una dieta más equilibrada o introduciendo complementos alimenticios pautados por el médico.

También los cambios hormonales influyen en la aparición de encías inflamadas, como en el embarazo, después del parto o durante la menstruación. Y si utilizas aparatos de ortodoncia debes saber que pueden irritar las encías. En ambos casos hay que extremar las medidas de higiene bucal.

¿Qué debo hacer? Ante unas encías inflamadas lo más seguro es acudir al odontólogo para que encuentre la causa y actúe sobre ella. Además, hay una serie de remedios caseros te ayudarán a frenar la infección de encías y el dolor de encías y dientes y que también pueden servirte a modo de prevención:

  • Higiene bucodental. Es fundamental cepillarse los dientes después de cada comida. Si tienes las encías inflamadas comprueba que la pasta contiene flúor y cepilla suavemente las encías y la lengua. Además utiliza el hilo dental una vez al día, con cuidado para no irritar las encías. Y vigila el uso de pastas y enjuagues bucales. Si observas sensibilidad al producto utilizado, cambia de marca.
  • Dieta equilibrada. Una dieta equilibrada, con un consumo abundante de frutas (sobre todo de manzanas) y verduras, ofrece grandes beneficios para tu salud. Y si reduces tu consumo de bebidas y alimentos azucarados, así como de tabaco y alcohol tus encías estarán más sanas. Además bebe abundante agua. Así ayudas a eliminar el deposito de alimentos y bacterias, evitando la formación de placa.
  • Enjuagues con agua y sal. Es uno de los remedios caseros más efectivos ya que la sal ayuda a combatir la infección de encías gracias a sus propiedades antisépticas. También puedes hacerlo con bicarbonato de sodio.
  • Té con miel. Beber té con miel es bueno para desinflamar y combatir infecciones, gracias al ácido tánico del té. Es perfecto para después del cepillado.
  • Haz una pasta con agua y aplícala sobre las encías inflamadas durante cinco minutos y después enjuaga la boca. La curcumina posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias y ayuda a reducir la placa.

Aloe vera. Esta planta posee propiedades antioxidantes y antisépticas y es muy útil para muchas heridas y enfermedades. Puedes tomarla bebida o aplicando un poco de gel en las encías inflamadas. Después enjuaga tu boca para eliminar los restos.

Entrada anterior
¿Qué es el virus del papiloma humano?
Entrada siguiente
Obtén una sonrisa luminosa con un blanqueador dental natural

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú