Cremas para pieles atópicas, hidratan y reducen los brotes.

Cremas para pieles atópicas, hidratan y reducen los brotes.

Las cremas para pieles atópicas tienen un plus de hidratación, a la vez que nutren, protegen y calman la piel.

Las cremas para pieles atópicas ayudan a prevenir los brotes agudos de la dermatitis atópica.

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que produce rojeces, picores y sequedad en la piel, pudiendo producir ampollas cuando surge un brote fuerte. Para evitar esos brotes, o que se reduzcan lo máximo posible, es fundamental evitar el contacto con alérgenos y aplicar cremas para pieles atópicas de manera regular.

Las cremas para pieles atópicas son cremas emolientes que devuelven la hidratación a la piel y ayudan a prevenir los brotes. A diferencia de las hidratantes, que aportan agua a la piel y le ayudan a recobrar la humedad, las cremas emolientes tienen un plus de hidratación recomendado para pieles con sequedad extrema o con alguna enfermedad y ayudan de forma natural a la síntesis de los lípidos nutritivos de la epidermis.

crema para pieles atópicasLos beneficios de estas cremas para pieles atópicas se encuentran en que aportan hidratación, elasticidad, nutrición y ayudan a suavizar la piel. Además tienen un papel fundamental contra el picor, ya que calman las posibles irritaciones, y también tienen una función protectora para que la piel pueda defenderse mejor.

A ello se une que entre los componentes de estas cremas para pieles atópicas se encuentra el lactato de sodio y la urea (que ayudan a la hidratación de la piel), la alantoína (que actúa contra la irritación) y aminoácidos esenciales (que aportan suavidad, elasticidad y nutrientes a la piel para que esté sana). También es posible encontrar ácidos grasos omega 6 que suavizan y nutren a la vez que reponen la barrera protectora de la piel y Licocalcón A, que es un antioxidante y antiinflamatorio natural.

Para cumplir con ese papel, las cremas emolientes pueden ser de dos tipos dependiendo de su formulación:

  • Emolientes hidrófilos: que se absorben fácilmente en la piel y su fase externa es acuosa (alcoholes, glicerinas o sorbitoles por ejemplo).
  • Emolientes lipófilos: son más difíciles de absorber y contienen una fase externa oleosa (aceites).

Los emolientes son unos medicamentos de uso externo que tienen la propiedad de ablandar la parte inflamada. Para saber cuál es mejor para tu piel, es conveniente consultar con tu médico o farmacéutico y explicarle qué tipo de dermatitis atópica tienes. Además pueden recomendarte otros productos para pieles atópicas que pueden ayudarte a mantener tu piel hidratada y a reducir los brotes, como los geles de ducha sin jabón.

Con el uso de las cremas para pieles atópicas y otros productos para tu higiene diaria puedes reducir los brotes agudos de la dermatitis atópica. Con ello también descenderá el consumo de corticoides, que es el tratamiento recomendado cuando hay un brote, para aliviar el picor y reducir la inflamación, pero que usados de manera prolongada pueden reducir el espesor de la piel.

La prevención es la mejor manera de reducir los brotes agudos. Además de vigilar la alimentación y evitar las circunstancias que provocan el prurito, como el contacto con la lana o la sequedad ambiental, es importante que sigas unas pautas en tu higiene:

  • Elige la ducha antes que el baño.
  • No utilices agua muy caliente.
  • Usa geles sin jabón, con pH neutro.
  • Tras la ducha, aplícate cremas para pieles atópicas.

 

Entrada anterior
Complejos vitamínicos, ¿cuándo son recomendables?
Entrada siguiente
Lex Vitae ayuda a frenar el envejecimiento prematuro.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú