Descubre los beneficios de la crema exfoliante facial

Descubre los beneficios de la crema exfoliante facial

La crema exfoliante facial ayuda a purificar la piel y a eliminar las células muertas

La crema exfoliante facial deja la piel preparada para los productos y cremas que utilicemos después

Cada 28 días la piel se renueva de forma natural. Sin embargo, con el paso del tiempo o si estamos en una etapa de estrés o fatiga, esa renovación se hace más lenta. Por eso se hace necesario ayudar a purificar la piel y a eliminar las células muertas con una crema exfoliante facial. Si no, la piel no puede oxigenarse adecuadamente, ni absorber la humedad y los nutrientes necesarios. ¿El resultado de no usarla? Una piel más apagada, con imperfecciones y menos tersa.

La crema exfoliante facial ayuda a limpiar la piel de la cara. Además estimula la oxigenación celular y deja la piel preparada para absorber mejor los nutrientes y principios activos de los productos y cremas hidratantes que apliquemos después. Sin embargo, la crema exfoliante facial suele ser la gran olvidada en nuestra rutina de cuidado de la piel. Y por ello en muchas ocasiones no obtenemos la efectividad deseada en nuestros tratamientos de belleza.

Aplicada una vez a la semana si tienes la piel seca, cada diez días en pieles sensibles (probándola antes para evitar reacciones), una o dos veces por semana en pieles grasas sin acné o cada quince días en pieles muy finas, se estimula la renovación celular de la dermis. Con la crema exfoliante facial se consigue eliminar las células muertas en profundidad, se deja la piel lisa, sin imperfecciones, más luminosa e hidratada, se eliminan impurezas y la piel se vuelve más permeable. Además, es un gran antioxidante facial y retrasa la aparición de nuevas arrugas.

Eso sí, hay que elegir bien el tipo de crema exfoliante facial que vamos a usar. No todas las pieles son iguales y cada una necesita una crema diferente para evitar problemas y obtener el mejor resultado. Por ello es importante consultar con profesionales, como los de Farmacia María Meliá, para ver cuál es la mejor para tu rostro. Y nunca hay que utilizar la misma crema exfoliante para el cuerpo que para la cara. La piel de la cara es más fina y sensible, por tanto la crema exfoliante facial es más suave, con granulitos más finos y texturas más hidratantes.

¿Cómo se utiliza una crema exfoliante facial? Primero hay que limpiar la piel de la cara bien. Humedecida con agua tibia se aplica una pequeña cantidad de crema y se reparte con un masaje suave y circular. Siempre de forma ascendente, evitando el contorno de los ojos. Así se consigue eliminar las células muertas. Después se aclara bien con agua tibia, eliminando todo resto de crema y secamos con una toalla a toquecitos.

Lo ideal es complementar el efecto de la crema exfoliante facial con una mascarilla facial. Las mascarillas son tratamientos intensivos que llevan una gran cantidad y concentración de activos que tienen una función específica. Ya sea para hidratar, dar luminosidad, tensar, como antioxidante facial, … el resultado será mucho mayor si se aplican después de purificar la piel con una exfoliante.

Por eso es importante incorporar la crema exfoliante facial a tus rutinas para mimar tu piel. Es un gesto sencillo y rápido que ofrece grandes beneficios para la regeneración celular y para devolver la luminosidad y la suavidad a tu piel.

Entrada anterior
Cómo usar la cera de ortodoncia
Entrada siguiente
¿Por qué comprar cosméticos de farmacia?

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

*

Menú